Graciela Alfano: «Nina me reseteó emocionalmente»

Graciela Alfano no solo festejó la Navidad el martes 25 de diciembre, sino que también celebró la llegada de Nina, su primera nieta. En diálogo con AM 1300 La Salada definió que “es un momento muy especial” y que representó “un tsunami de emociones” en su vida. “Es una cosa muy loca, muy fuerte y muy profunda. Hay que darse el momento y el espacio para sentirlo porque es lindísimo”, agregó.

“Esta nena me reseteó emocionalmente: me olvidé de todo, me purificó, me desintoxicó y quedé como nueva. Es muy impresionante ver a un hijo varón con su primer hija mujer porque uno ve una parte femenina dentro de él”, completó al ser entrevistada por Jonathan López y equipo en el programa ‘Quién da Más’.

“Nina a mí me dio valentía antes de haber nacido para realizar mi árbol genealógico y para ver situaciones espantosas que viví en mi vida y decirlas. Todos los secretos familiares que no se expresan se repiten por generaciones y yo quería que ella venga a un mundo donde el ADN estuviera más limpio. Fue un acto de amor de mi parte”, confesó.

Ver esta publicación en Instagram

#amazingnina⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️ #love #family #beauty #princess

Una publicación compartida por Grace Alfano (@iconoalfano) el

“Estoy viendo mi carrera desde otro lugar”, completó en medios de días agitados luego de abandonar ‘Los Ángeles de la Mañana’ (El Trece) y hablar de momentos incómodos que pasó durante su estadía en el ciclo que conduce Ángel de Brito.

“Mi trabajo benefició mucho al programa en el que estuve y a cualquier otro al que vaya va a pasar lo mismo. Me cortas el micrófono y yo sigo generando. De hecho, la denuncia que hice no tiene que ver con esas personas particulares. No son una prioridad. Yo sé de compañeras que están viviendo muy mal, yo misma sufrí maltrato laboral, y está bueno decirlo para corregirlo. No está bueno ese trato. Yo puedo hacerlo porque a mí no me van a empequeñecer, denigrar y hacer sentir menos”, disparó.

“Con la productora terminé regia. No me gusta dar explicaciones de algo lógica. A las productoras y los canales les interesa estar bien conmigo y a mí con ellos. Lo que sí creo es que hay cosas con las que hay que terminar. No me divierte que me hagan burla cuando estoy hablando porque yo soy una persona que con un ojo mira y con otro repasa”, aclaró.

“Vieja de mierda no se le dice a nadie. Entendámoslo. A mí no me hace nada que me lo digan y no me denigran. Soy fuerte emocionalmente, pero otro ser humano le puede hacer mal. Hay que parar la pelota. No vuelvo a ser una angelita. Cuando termino de hacer una cosa se terminó. Es como con el programa de (Marcelo) Tinelli”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *